Entrevista a Emily Hugues, autora de Salvaje/Salvatge, Premi Llibreter 2015 en la categoría álbum ilustrado

Solo hay algo más impresionante que esos dos ojos negros que brillan en la portada de Salvaje: la sonrisa de Emily Hugues.

IMG_3243

Emily es la autora de un álbum ilustrado impactante, publicado en el Reino Unido por Flying Eye Books bajo el título Wild y aquí entre nosotros por Libros del Zorro Rojo. Nacida en Hawai y residente en Londres, acaba de recibir, a sus 23 años, el primer premio literario relevante de su carrera: el Premi Libreter 2015 en la categoría Álbum Ilustrado, otorgado por el Gremi de Llibreters de Catalunya. La edición en catalán de su obra llega a La Petita recién salida del horno, todavía humeante, apenas cinco minutos antes que ella. lo justo para que un par de clientas nos pidan por favor que le pidamos que les firme sus ejemplares.

IMG_3194

Nos ha parecido que la ocasión de tenerla en la librería en la mañana posterior a la entrega del premio se merecía una pequeña entrevista.

La Petita: Procedes de Hawai pero vives en Londres. ¿Cuándo llegaste a Europa?

Emily Hugues: Al cumplir los 17 años. Estudié en la Universidad de Bornemouth y cuando acabé mis estudios decidí instalarme en Londres.

LP: ¿Cómo empezaste a contar e ilustrar historias?

EH: En principio, la verdad, no me imaginaba como ilustradora. Me veía como autora de textos, eso sí. Pero en mi último curso en la universidad una profesora vio mis dibujos y me dijo: “Tienes mucho que contar, haz algo con tus dibujos. Cuenta tus propias historias”. Fue entonces cuando pensé que tal vez podría hacerlo. Poco después, el editor de Fliying Eye books me propuso que creara algo “¿Quieres hacer una historia? Hazla”, me dijo.

LP: ¿Así nació Salvaje?

EH: Yo tenía una idea más o menos clara acerca de un personaje realmente salvaje, poco más. Fue al recibir esa proposición y terminar la carrera cuando comencé a desarrollarla.

LP: El planteamiento inicial podría remontarnos a tópicos literarios como el mito del Buen Salvaje, o a clásicos juveniles como El libro de la Selva o el propio Tarzán…

EH: Es curioso, porque en realidad nada de eso me sirvió como inspiración directa. Ni siquiera he leído El libro de la selva, aunque sí otros muchos cuentos. Mi madre es maestra y siempre me contó muchísimas historias. El origen de Salvaje se remonta más bien a toda una serie de personajes de la literatura infantil que habiendo sido abandonados y recuperados después por la sociedad no se muestran nunca como son. Esos personajes no se sienten nunca solos, no muestran su rabia, ni su desconcierto; no sienten la miseria de su situación. Pensé que eso resultaba muy interesante para trabajar.

IMG_3213

LP: De hecho, podría haber sido una historia dulce, cándida y anodina y no lo es en absoluto. Hay rebeldía, carácter, incluso agresividad en las relaciones entre los personajes…

EH: Las convenciones suelen establecer pautas de conducta que en lo que se refiere a los niños que pueden resumirse en haz esto, haz lo otro, no hagas esto, no hagas aquello… Y en contra de todo eso, a mí me parece que lo lógico es rebelarse, enfadarse muchísimo. Hay un cierto miedo a mostrar a los niños emociones reales en los cuentos, pero si un niño salvaje no quiere ponerse unos zapatos, no quiere. Y dirá que no y pataleará y se los quitará. Así se comporta un niño.  Los niños no siempre son perfectos. Y debe haber libros sobre niños no perfectos. La perfección no funciona en la vida.

IMG_3244

LP: ¿Cómo construyes tus historias?

EH: Me gusta observar. Y sobre lo que observo, reflexiono, imagino cosas, desarrollo ideas, hago algún dibujo, aunque ese primer dibujo nunca es ni tan siquiera un boceto. La historia viene después. Uno de mis personajes se llama Nana. Su origen está en una mujer terriblemente encorvada y envejecida que vi un día en París. En principio, en aquel primer momento, sentí pena por ella. Más adelante, reflexioné. Era una mujer capaz de realizar todas las tareas de su vida por sí misma, que salía a la calle a hacer aquello que tuviera que hacer fuesen cuales fuesen sus limitaciones. Era una mujer fuerte. De ahí nació Nana, un personaje con un aspecto similar, pero con una personalidad extraordinariamente poderosa, con un pasado más que interesante y sin el más mínimo atisbo de una razón por la que dar pena.

LP: ¿Cuáles son tus influencias creativas?

EH: He pensado mucho sobre este tema y la verdad es que no lo tengo del todo claro. Podría hablar de artistas como Klimt o ilustradores como John Bauer o Blair Lent. También me gusta mucho Arnold Lobel, por ejemplo. En general ha sido mucha la literatura ilustrada antigua que he tenido la suerte de conocer y por alguna razón son esos autores los que creo que me han marcado más. Me gustan mucho los libros viejos. Es una manía. Cuando me fui de mi casa hacia Londres me llevé una maleta llena.

IMG_3189

LP: ¿En qué estás trabajando ahora?

EH: He publicado hace muy poco The little gardener y tengo varios proyectos en marcha, entre ellos una novela juvenil titulada Brilliant.

LP: ¿Algún plan para volver a publicar en España?

EH: Tengo que ver cosas que me están ofreciendo, creo que algo saldrá.

IMG_3225

Amigos

Existen libros que han marcado en cierto sentido la personalidad de La Petita. Son algunos de aquellos que llegaron a nuestras estanterías el día que abrimos y desde entonces no han dejado de formar parte de lo que somos y lo que queremos ser. Son libros imprescindibles,Ladrón-de-gallinas-630x390 amigos, de esos a los que puedes pasar un tiempo sin ver, pero que cuando vuelves a tenerlos entre tus manos te hacen sonreír.

Algo así nos pasa a nosotros con El ladrón de gallinas. Un libro mudo, el inicio de una trilogía sin palabras, publicado por Libros del Zorro Rojo, creado por Béatrice Rodriguez y habitante de nuestra librería desde el día que abrimos.

Pues bien, todo esto viene a cuento porque la misma autora y la misma editorial han vuelto a alumbrar un álbum destinado a quedarse en La Petita. El nuevo libro se llama Amigos. En esta ocasión, Rodríguez comparte autoría con Andrea Hensgen y ambas nos hablan de la relación entre un niño y un perro. De nuevo nos encontramos una historia sin palabras en la que las imágenes resultan más que suficientes para “leer” el relato. Un texto sin texto simpático y amable que nos habla de lo importantes que son los demás para ayudarnos a sortear miedos, penas y túneles oscuros.

Seis hombres

Allá por 1972, David McKee, el autor de Elmer, publicó esta maravilla que ahora reedita Libros del Zorro Rojo. La historia del ser humano nunca se ha contado mejor, con unas ilustraciones tan sencillas y, a la vez, tan expresivas. “Érase una vez seis hombres que viajaban por el mundo buscando un lugar donde vivir y trabajar en paz”. Encontraron ese lugar, se enriquecieron, tuvieron miedo de que les robaran y ahí se acabó la paz…. Seis hombres se queda a vivir en La Petita.

Cover-Seis-Hombres.qxt_Layout 1